GINEBRA

Hay sitios a los que estoy o estaba como loco por ir. Tenía muchísimas ganas de conocer Brasil, Suiza, Isla Mauricio, México, Islandia, los países nórdicos, el sur de Italia (en el norte he estado en muchísimas ciudades, y desde luego en casi todas las icónicas). He conseguido ir a varios de ellos y otros siguen en la lista de deseos (México, Islandia, Noruega, Finlandia, Suecia, Islas Vírgenes, Barbados, Granada, Bali, Vietnam, Camboya, Sumatra, Kenia, Tanzania…y algunos otros destinos en el Caribe)

De entre los que conseguí ir, alguno me decepcionó como por ejemplo Brasil, esperaba otra cosa y, a pesar, de haber estado en uno de los sitios más famosos y turísticos del país, como es Salvador de Bahía, no me aporto nada. El Pelourinho, la Laguna de Jemanjá y la iglesia de Sao Francisco.

De los otros a los que logre ir ninguno me decepcionó.  De Isla Mauricio ya hablamos en otra entrada de este chat, al igual que del sur de Italia. Sitios a los que recomiendo ir por diversos motivos, fundamentalmente por la belleza del paisaje y por la hospitalidad de su gente.

De Europa conocía desde Portugal hasta la Republica Checa, casi todo, pero me iba quedando siempre pendiente Suiza, que esta cerca y además en medio de todos esos otros países europeos que si visite. Y de repente surgió la posibilidad de ir a Ginebra.

Quería comprobar in situ, todo aquello que dicen de los suizos, como que son silenciosos, muy cívicos, agarrados, y otra serie de tópicos de todos conocidos (el chocolate, los quesos, …) Bien, igual que aquí no somos todos toreros o bailarinas de flamenco, allí tampoco responden a los topicazos. Hay papeles y colillas por la calle, de vez en cuando hablan en un tono elevado y en alguna ocasión también se cuelan si pueden. Osea , como nosotros.

Una vez saberme normalizado con el resto de la población, me dispuse a conocer la ciudad, que me fascinó. Es una ciudad dividida en dos áreas, la antigua y la nueva. La antigua no es muy grande y tiene ese sabor de ciudad medieval del centro de Europa.  Es bastante tranquila, y esta sembrada de pequeños cafetines y restaurante, de banderas con alegres colores y de cuestas. La parte nueva es la construida a lo largo del lago y donde se encuentran importantes  instituciones Internacionales.

Me resulta una ciudad impactantemente cara. Un café en Starbucks cuesta entre 10 y 12 €, una tortilla francesa 25€, así que cenar al estilo español con primero, segundo y postre no sale por menos de 100 € por persona. Un viaje en tren de Ginebra a Grenoble ascendía a unos 500€ por aquel entonces. Algo demencial. Es como ir en Ave de Madrid a Cuenca, Albacete.

Lógicamente todo esta en proporción, por lo que el sueldo por aquel entonces de un camarero estaba sobre los 3.000€. Es otro nivel. La tierra de Rolex, Hublot, Baume and Mercier, Omega, TAG, IWC, Patek Philippe, Breitling, Audemars… con sus tiendas llenas de poseedores de petrodólares comprando aquellos que tienen mas oro y mas brillantes.

Ginebra es una ciudad amable, fácil de transitar, con un lago que la da muchísima vida (con su geiser y sus embarcaderos públicos o privados) y con importantísimas sedes de organismos internacionales como OIT, OMS, ACNUR, UNCTAD. Un sitio agradable para pasar un fin de semana o a lo sumo un puente, o para vivir allí si se tiene el suficiente nivel económico. No me importaría volver.

GALERIA DE IMAGENES

Un comentario en “GINEBRA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: